LA GUERRA DE LOS SISTEMAS

La guerra de los sistemas ha estado presente a lo largo de la historia de la ingeniería, VHS vs BETA, Blue Ray vs HD DVD, flash vs html5. ¿Quizás exista la guerra entre coche eléctrico a batería y coche de eléctrico con hidrógeno?

Una de las más interesantes fue la guerra entre la distribución de corriente alterna y corriente continua. La historia, leída hoy, podría formar parte de una película de serie B, donde se hacían demostraciones públicas electrocutando perros para demostrar a los ciudadanos de la peligrosidad de una respecto a otra.

En 1882 se instaló la central eléctrica Pearl Street en el centro de New York en el corazón de Wall Street donde pretendía dar servicio a las empresas próximas, fundamentalmente editoriales de periódicos y bancos que además de ser clientes serían los inversores del sistema. El fundador de esta compañía eléctrica sería Thomas Alva Edison conocido por ser el inventor de la lámpara de incandescencia aunque su principal desempeño fue en el desarrollo de sistemas.

Ilustración central eléctrica Pearl Street

Edison consideraba que el sistema eléctrico debía ser descentralizado formado por pequeñas centrales eléctricas para abastecer al entorno próximo. De esa manera instaló un total de 58 centrales distribuidas en diferentes ciudades, Londres, Berlín, París… La distribución de Edison se hacía en corriente continua y a escasos 100V lo que suponía un serio problema en la distribución eléctrica ya que el suministro se limitaba al entorno próximo de la central.

Por otro lado apareció George Westinghouse que consideró que la solución pasaría por centrales mayores mejorando el sistema de distribución, trabajando con corriente alterna que permitiera elevar las tensiones de una manera fácil y reducir las pérdidas de distribución al reducir la corriente para la misma potencia.

En aquel momento apareció lo que la historia ha denominado “La guerra de los sistemas” donde se discutía entre la distribución en corriente continua y en corriente alterna. Westinghouse demostró rápidamente las bondades de la distribución en corriente alterna e iba ganando terreno frente a la corriente continua de Edison.

De manera anecdótica decir que Edison lanzó una campaña de desprestigio sobre la corriente alterna en la que pretendía que se prohibiera por ser peligrosa. Financió a un sujeto que se dedicaba a “ejecutar” animales con descargas eléctricas en corriente alterna en plazas públicas para que todo el mundo pudiera comprobar este peligro. También financió la primera silla eléctrica que se utilizó en New York comprando uno de los generadores de Westinghouse.

Al margen del peligro que pueda suponer la corriente alterna, Sylvanus Thomson, el presidente de IEE (Institution of Electrical Engineers) en 1901, lo dejó muy claro:

el secreto del funcionamiento económico es generar electricidad a gran escala y distribuirla sobre una gran área con la tensión adecuada”.

This entry was posted in News. Bookmark the permalink.

One Response to LA GUERRA DE LOS SISTEMAS

  1. joseapardos says:

    Buenísimo!!! lo que hace la competitividad!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s